Quantcast
Disfunción eréctil: qué es y qué remedios son más efectivos | TrendingResults.com

Disfunción eréctil: qué es y qué remedios son más efectivos

Category: Archivo
Tag: #Bienestar #Bienestar Enfermedades Disfunción Eréctil Tratamientos #Disfunción eréctil #Enfermedades
Share:

¿Qué es la disfunción eréctil?

En primer lugar, al definir la disfunción eréctil hay que aclarar que no estamos hablando de una enfermedad, pero muchas veces puede ser un síntoma que revele la presencia de una patología física, como una alteración en el sistema cardiovascular, un trastorno endocrino- problema metabólico, una enfermedad neurológica o incluso diabetes. La incidencia aumenta con la edad, en parte debido a que a medida que uno envejece, estos problemas también se vuelven más comunes, y de hecho los más afectados son los hombres entre 50 y 60 años. Específicamente, el sujeto puede quejarse tanto de la dificultad para conseguir una erección del pene como de la dificultad para mantenerla. Además, una señal de que se trata de un trastorno de origen orgánico es la infrecuencia de erecciones matutinas espontáneas, que normalmente se producen para reoxigenar el pene.

Sea cual sea la causa, el impacto en la persona es sumamente importante, ya que padecer este trastorno provoca importantes repercusiones psicológicas, entre ellas, una bajada de la autoestima y la modificación de la autoimagen en sentido negativo. También hay consecuencias en la vida diaria, en varias áreas, desde el trabajo hasta el estado de ánimo, pero también en la vida íntima. Es posible que el sujeto realice una conducta de evitación sexual para evitar situaciones embarazosas, y que como consecuencia la pareja se sienta rechazada. Es fácil ver cómo esto puede ser motivo suficiente para crear una tensión significativa a nivel de pareja.

Remedios para la disfunción eréctil

Vista superior pov de hombre adulto tomando pastillas azules, enfoque selectivo

Los remedios propuestos por los médicos para la disfunción eréctil son numerosos, y la elección de uno u otro viene determinada por las características del caso concreto.

La terapia farmacológica propone soluciones, que, sin embargo, no siempre resuelven el problema, también por el hecho de que el paciente puede verse obligado a tomar medicación de por vida, especialmente si es mayor o en conjunción con una enfermedad neurológica o diabetes. Los pacientes más jóvenes, por el contrario, suelen beneficiarse de acompañar el tratamiento farmacológico con un curso psico-sexológico, dado el frecuente origen psicógeno del problema en estos casos.

En particular, los fármacos que más se prescriben son los inhibidores de la fosfodiesterasa, que permiten recuperar una erección fisiológica en los niveles que existían antes del trastorno. En la práctica, estos no son medicamentos que provocan una erección, sino que apoyan un mecanismo que ya está en marcha, facilitando un proceso natural. Es raro que estos medicamentos no funcionen, y también hay algunos pacientes que tienen contraindicaciones que les impiden tomarlos, es decir, casos de enfermedades del corazón en los que se toman medicamentos para aumentar la luz de las arterias coronarias. En estas circunstancias, se deben prescribir medicamentos alternativos que, sin embargo, provocan una erección más artificial, que no se produce en respuesta a la estimulación externa de la pareja. Estos fármacos se introducen por vía intrauretral o mediante inyección intracavernosa.

Pero las drogas no son la única solución posible. En casos de extrema gravedad, en los que el paciente no pueda beneficiarse de otro tipo de tratamientos, se puede recurrir a la implantación de una prótesis, pero es una solución muy poco considerada, ya que los pacientes suelen responder eficazmente a las terapias convencionales.

Sin embargo, los pacientes con problemas vasculares, al tener menor eficacia en la respuesta a la terapia farmacológica, pueden recurrir a otro tipo de remedios, como la aplicación de ondas de choque de baja energía, con el objetivo de mejorar la microcirculación vascular. Se trata por tanto de un tratamiento que puede ser de gran utilidad en la lucha contra la disfunción eréctil, aplicado en centros concretos que atienden a pacientes farmacorresistentes, o para los que la farmacoterapia por sí sola no es la solución óptima al problema. Este tratamiento debe en todo caso ser propuesto por un andrólogo en el momento de la visita al especialista, y se realiza semanalmente hasta un máximo de seis tratamientos, sin que se produzcan efectos secundarios. Los pacientes que han sido sometidos a una prostatectomía también pueden beneficiarse de las ondas de choque, ya que en los primeros meses después de la cirugía, la ausencia de erecciones nocturnas puede dañar los tejidos cavernosos debido a la reducción de la oxigenación. Después del tratamiento, las erecciones espontáneas se recuperarán.

Finalmente, además de estos remedios, no se debe subestimar la importancia que puede tener una prevención eficaz, que pasa principalmente por pequeños cambios en el estilo de vida. En muchos casos, adoptar hábitos saludables en sustitución de los incorrectos es la mejor arma preventiva y conduce a una recuperación al menos parcial. En particular, los factores que podrían marcar la diferencia se refieren a la pérdida de hábitos como el tabaquismo y el alcohol, y el sedentarismo. El ejercicio físico adecuado practicado de manera constante es, de hecho, una excelente manera de garantizar la salud general del organismo, junto con la pérdida de peso cuando sea necesario. La dieta también juega un papel importante: se debe seguir un régimen equilibrado, rico en frutas y verduras. Sobre todo, es fundamental reducir al máximo las fuentes de estrés.

Published: 12/30/2022From: Elisa

You may also like