Quantcast
Trastorno por consumo de alcohol: ¿qué es y cuáles son los tratamientos? | TrendingResults.com

Trastorno por consumo de alcohol: ¿qué es y cuáles son los tratamientos?

Category: Archivo
Tag: #Alcoholismo #Bienestar #Bienestar Enfermedades Alcoholismo Tratamientos #Enfermedades
Share:

El trastorno por consumo excesivo de alcohol lo define así el manual de trastornos psiquiátricos (DSM-5), lo que nos da una idea de cómo se puede definir al llamado 'alcohólico', término del que solemos abusar incluso en una versión irónica. Un adicto al alcohol se define como un individuo que por un período prolongado de tiempo (meses) no puede prescindir de consumir bebidas alcohólicas, 2 por día, de manera compulsiva, con una búsqueda espasmódica que denota adicción y tolerancia a la sustancia. Porque, de hecho, a pesar de su legalidad frente a otras drogas, el alcohol es definible científicamente como una sustancia psicotrópica: una molécula, el etanol, que interfiere en el funcionamiento normal del cerebro provocando alteraciones, incluso conductuales. Esto, por supuesto, no significa que debamos asociar necesariamente un estigma a la sustancia en sí, que, como todas las demás, no es la verdadera fuente del problema: más allá de la mera factualidad (¿el etanol es malo para ti? Sí, pero solo si tomado en dosis masivas), la adicción al alcohol denota un problema social y personal mucho más amplio para el individuo que abusa de él. De hecho, la adicción se desencadena precisamente porque uno percibe un bienestar psicofísico asociado con la ingesta de alcohol: por lo tanto, interfiere con el circuito de dopamina del cerebro, lo que hace que la bebida compulsiva, que se percibe como placentera si se repite, se inhiba menos. Al igual que otras sustancias (incluidos, entre otros, el café y el azúcar). Hacer comparaciones, sin embargo, nunca es aconsejable: veamos juntos cuáles son realmente los síntomas del alcoholismo, que ya se ha convertido en un problema de gran envergadura en sí mismo, siendo precisamente la ingesta espasmódica de etanol.

tratamiento del alcoholismo

Tratamientos terapéuticos del alcoholismo

La principal forma de tratar el alcoholismo, por supuesto, es dejar de beber: tan fácil como difícil de lograr. El abuso de alcohol, de hecho, a menudo requiere principalmente un tratamiento psicológico para ser aceptado como una patología e inducir un comportamiento proactivo para dejar de beber. Sin embargo, se ha demostrado que la abstinencia de alcohol durante un período prolongado da como resultado una remisión casi completa de los síntomas de intoxicación, tanto psicológicos como físicos. Esto sugiere la necesidad de tratamientos terapéuticos principalmente psicológicos asociados con la angustia que, casi siempre, se supone que es la causa del comportamiento alcohólico compulsivo. Para ayudar en casos más severos, también existen tratamientos farmacológicos que tienen como objetivo interferir con el efecto dopaminérgico de la bebida compulsiva bloqueando su circuito vicioso. Por supuesto, no hace falta decir que una terapia de desintoxicación no puede ser realizada por el sujeto solo, especialmente si se encuentra en estado de abstinencia. La abstinencia severa, caracterizada por conductas de craving y una serie de malestares psicofísicos, también puede conducir a actos autolesivos y a la muerte: por eso, muchas veces es necesario el uso de drogas que reemplacen la sustancia adictiva, limitando su búsqueda compulsiva. Las terapias farmacológicas experimentales incluyen el uso de benzodiazepinas, como el diazepam, que de hecho imitan el efecto del etanol en el cerebro al actuar sobre la potenciación de los mismos receptores, pero con un efecto más suave.

Ni que decir tiene que, tras cualquier tratamiento farmacológico posterior a la fase aguda, siempre se debe actuar con terapia psicológica. La estrategia principal proviene de los estudios de terapia conductual, realizados por Marlatt, que consisten en tratamientos grupales e individuales en los que se estimula al paciente a aceptar a través del diálogo y la confrontación el estado de su patología. La terapia más acreditada se llama ACT (terapia de aceptación y compromiso) y consiste en la combinación de una filosofía de vida basada en la autoaceptación y el autocontrol combinada con las mejores teorías psicológicas conductuales. El uso de ACT como terapia de resolución, a menudo basado en ejercicios guiados con el terapeuta y actuando a un nivel personal y de valores muy profundo, parece hasta la fecha uno de los métodos más efectivos para tratar este pesado y grave trastorno social.

Published: 12/30/2022From: Elisa

You may also like